El columpio….

Después de votar hace dos semanas atrás, mientras estaba esperando que mi amiga me recogiera para que comieramos juntas, decidí montarme en el columpio por un rato. Mientras estaba en el columpio, me sentí como una niña de nuevo. Siempre me encantó los columpios y el estar en uno me recordó de qué tan libre de preocupaciones estamos como niños,  libre de miedo, qué tan atrevidos y persistentes somos cuando niños. De alguna manera según uno se va poniendo más viejo, aprendemos a ser lo contrario de lo que fuimos diseñados a ser. Aprendemos a tener miedo, a tener cuidado, nos damos por vencido cuando fallamos, escuchamos mensajes y consejos que van en contra de nuestra verdadera naturaleza y a causa de esto, quisiera animarlo a que vuelva atrás y sea como un niño.

Sea como un niño y nunca se dé por vencido no importa cuántas veces usted tenga que seguir tratando. Habrá aquellos quienes por el camino lo ridiculice por sus esfuerzos, quienes aparte de ridiculizarlo le preguntará “¿quien es usted para ser o por tener lo que quiere?”. Habrá aquellos quienes se bularán por tratar de lograr sus metas. De hecho, aquellos quienes se rien son los que no tratan de lograr sus metas y al final terminan por tener arrepentimientos por aquellas cosas que no intentaron. Aquellos quienes lo ridiculizaron siempre se preguntaran por lo que pudo ser. El ir en zig zag es parte del proceso. A veces el tomarse una pausa por un momento es parte del proceso. No importa la velocidad contar de que no se dé por vencido hasta lograr la meta.

Sea como un niño y no permita que el miedo lo detenga. TODO puede causar miedo. Esto es porque todo lo que es nuevo y desconocido puede hacer que uno se sienta incómodo. El miedo a ser herido, ah esto es otro. Estaba por caer en esa pero el error en permitir esto es que usted se cierra de las posibilidades maravillosas. Cualquier dolor es algo para aprender de él y crecer y no tomarlo personal. Si un problema se crea a causa de un dolor, entonces trabaje con usted mismo para no permitir esto. La única manera de realmente disfrutar la vida es permaneciendo abierto a las posibilidades maravillosas, algo que los niños saber hacer.

Sea como un niño y sea lo suficientemente terco para querer lo que quiere si eso es lo que su corazón tanto desea y pare de escuchar los mensajes de los demás. ¿Qué saben los demás? Ellos no son los que viven su vida por usted. Usted es quien está viviendo su propia vida, entonces usted tiene que escuchar lo que su corazón desea.

El columpio…me alegro de haberme montado en él para recordarme de cómo se siente el ser niña, de sentirme libre de las cosas que nos detienen como adultos y de recordarme de estar abierta a las maravillas de la vida. Ahora quisiera animarlo a que haga lo mismo.

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en  https://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3%A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mi pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AuraEMartinez.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s