Usted NO es bienes dañados asi que no se trate como tal

Quisiera dedicar esta entrada del blog de hoy para aquellos quienes han sido herido de manera mala, para aquellos quienes se han sentido inadecuados, equivocados o cualquier otra cosa negativa. Mi propósito con esta entrada del blog es para que usted no permita que cualquier cosa o persona lo convierta en bienes dañados porque cuando usted permite esto, esto es como tener la gripe, sólo que puede tomar mucho tiempo en sanarse.

¿Cómo uno se convierte en bienes dañados involuntariamente? Nosotros nos convertimos en bienes dañados cuando nosotros permitimos que los problemas de los demás se conviertan en nuestros problemas. Nosotros nos convertimos en bienes dañados cuando damos tanto a tal punto que no tenemos más para uno mismo. Esta última cosa nos puede hacer sentir indigno cuando esas acciones, si lo percibimos de esta manera, no son devueltas. Nosotros nos convertimos en bienes dañados cuando no aprendemos de nuestras relaciones pasadas y de nuestras experiencias. Nosotros nos convertimos en bienes dañados cuando cargamos sentimientos negativos a causa de lo que uno percibe como un rechazo. Una cosa que tengo que decir es que el universo tiene una manera tan amorosa de enseñarme que el rechazo no es un rechazo, es una protección.

Puede ser que los demás hagan cosas que uno no entienda el por qué lo hacen. Lo primero es que eso no es su problema y no es algo para usted averiguar el por qué lo hicieron. Sí, uno tiene que analizar una situación para uno poder crecer. Sin embargo, el invertir su tiempo tratando de averiguar el por qué alguien hizo lo que hizo cuando usted no hizo algo malo sólo le crea problemas que usted no tiene que tener.

Casi el 99% de lo que los demás dicen o hacen es un reflejo directo de la manera que ellos se sienten y piensan de ellos mismo. Esto es porque nosotros sólo ofrecemos lo que tenemos por dentro y porque uno es el responsable de la manera que uno decide percibir y reaccionar sobre una situación. Nadie más que uno. Esto quiere decir que usted no es responsable de cómo una persona decide hablar o comportarse, asi que esto puede aliviar algunas de las presiones de tratar tanto de impresionar o complacer a los demás. Ahora, me gustaría aclarar que esto NO le da permiso de hablar y de tratar a los demás de manera irrespetuosa porque “ellos son responsable de la manera que deciden reaccionar a una situación”. En todo momento tenemos que prestarle atención a nuestras acciones y tener compasión y empatía por los demás.

Cuando usted no ha hecho algo malo a alguien que le hizo mal, usted puede tener paz al saber de que por su parte usted hizo bien. Usted no tiene arrepentimientos, nada de que preocuparse en cuanto a usted herir a los demás. Por lo tanto, no cargue ese dolor ni esa rabia con usted. Esos sentimientos negativos que usted carga a causa de las acciones de otra persona sólo le hacen daño a usted, no a la otra persona.

Usted merece estar en paz con lo que usted hace en la vida. Usted merece sentir libertad de ser quien usted es. Usted merece cargar sólo con la responsabilidad de sus acciones y de su vida. Usted sentirá todo esto si usted se libera de los sentimientos causados por las acciones de las demás personas. Recuerde que las personas reflejan quienes son por dentro, cómo ellos se sienten y piensan sobre ellos mismos y de su vida. No es su responsabilidad de cambiar a los demás pero sí es su responsabilidad de cambia usted mismo a una mejor persona.

Como usted puede leer, el convertirse en bienes dañados puede ser fácil pero está en uno no convertirse en bienes dañados. Me gustaría animarlo con la entrada del blog de hoy a que si usted aún no lo ha hecho, trabaje con usted mismo para resolver cualquier problema que una situación, una relación o el pasado ha creado en usted. Usted NO es bienes dañados ni debería permitir que cualquier cosa lo convierta en bienes dañados.

Si a usted le gusta el blog, usted de seguro le gustará el libro Creating a Lifetime of Wellness: Start Having the Life You Deserve en donde escribo temas que impactan enormemente su bienestar que quizás usted no ha estado al pendiente. Este libro está disponible sólo en inglés pero estoy trabajando en la versión en español. Puede obtener su copia en Amazon https://www.amazon.com/Creating-Lifetime-Wellness-Aura-Martinez/dp/1458220885/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1490999433&sr=8-1&keywords=creating+a+lifetime+of+wellness o en Barnes and Noble http://www.barnesandnoble.com/w/creating-a-lifetime-of-wellness-aura-e-martinez/1126001153?ean=9781458220822

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en https://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mis pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AuraEMartinez.

 

¿Será que los bienes justifican la arrogancia?

He escrito sobre muchos temas cuando se trata del bienestar. Tuve una conversación interesante hace dos semanas atrás que me dejó pensando en esta misma pregunta “será que los bienes justifican la arrogancia?. De donde vino esta conversación? Vino del hecho de que una persona mencionó que una persona específica tenía el derecho de ser arrogante porque tiene los bienes para ser arrogante. No pude está más en desacuerdo y según usted va leyendo, usted entenderá cómo esto afecta su bienestar.

Una cosa que tengo que escribir es que no hay nada de malo con dar el crédito a quien se lo merece. Si una persona adquirió una habilidad particular que puede ser difícil de aprender, que bueno. Si una persona tiene un talento específico, que bueno. Si una persona tiene varios títulos, que bueno. Si una persona es físicamente hermosa, que bueno. Sin embargo,  nunca ningunos “bienes” justifican el ser arrogante. Para lo que escribo hoy, cuando escribo “bienes” me refiero a cualquier habilidad, talento o atributo que para muchos pueden ser atractivos.

¿Qué esto tiene que ver con el bienestar? Para comenzar, fuimos creados para estar conectados con los demás. Fuimos creados para sentir amor y dar amor. No hay manera para conectarnos con los demás a travez de la arrogancia. No hay manera de dar amor desde este punto. Tengo que añadir que al contrario de lo que muchos pueden creer, la arrogancia no es una señal de alta autoestima ni de seguridad, es en realidad lo contrario. Es una señal de debilidad y de inseguridad. La persona realmente segura de si misma no tiene que pensar que es mejor que los demás. La persona realmente segura de si misma no tiene que mirar ni tratar a los demás como si fueran inferiores. Cada persona tiene sus propios talentos y su propia belleza y estos son para ser aceptados, no verlos como cosas inferiores porque quizás no son tan “buenos” como el de otra persona. La arrogancia es desconexión. La arrogancia divide. El bienestar es conexión, es unión. Es bueno formar conexiones con los demás desde el punto de usted valorar lo que los demás tienen y saben aún cuando son diferentes a lo que usted tiene y sabe.

No hay ninguna ventaja en ser arrogante. Esto sólo demuestra que usted se siente inferior, no superior y es una señal de debilidad. Ningunos “bienes” justifican la arrogancia no importa cual sean esos bienes. Al final, lo que usted hace con esa arrogancia es alejar personas hermosas de usted.

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en https://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3%A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mis pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AuraEMartinez.

No se convierta en bienes dañados

Tuve una conversación con mi amigo Ozzy sobre algo personal para mí y me gusto cómo el usó el término “bienes dañados”. “¿Qué esto tiene que ver con mi bienestar?”, usted talvez se pregunta y va a saber cómo según usted siga leyendo.

Parte de la vida es el dolor. Con todo lo bueno, hay malo. Para cada negativo, hay un positivo. En verdad la vida es como una batería en este aspecto. Va a llegar un momento en donde uno va a sufrir algun dolor ya sea por causa de alguien o de alguna experiencia y a veces ese dolor puede ser un dolor inesperado. En estos casos, es fácil sentir resentimiento, es fácil estar triste, el dolor después nos domina y si uno no tiene cuidado, terminamos por herir a los demás a causa de ese dolor. No importa cúal sea ese dolor, no permita que eso lo convierta en bienes dañados.

Bienes dañados son sólo eso- son bienes que aparentemente se ven buenos pero si usted los mira más de cerca, usted se dará cuenta de que hay daños. Hay ciertos dolores como la traición, la mentira, etc. que si uno no sana esas heridas, ellas nos pueden dañar, deteniendonos de todo lo bueno que puede llegar en nuestro camino, haciendo que uno hiera a los demás aún sin uno quererlo. Como me dijo una vez una querida amiga, Dawn, “las personas heridas hieren a los demás”. Cuando usted está herido, todo lo que tiene para dar es dolor. La única manera de salir de esto es admitir que usted tiene algo que resolver, darse el tiempo y el espacio apropiado para sanar y hacer lo mejor posible por ser lo mejor que puede ser. Perdone esa persona que lo lastimó y perdónese a si mismo por permitirse el estar en esa situación o por cualquier papel que usted jugó.

Ese dolor que usted pasó o que está pasando es una oportunidad de crecimiento. No permita que ese dolor lo reduzca a algo menos de lo que usted fue diseñado a ser y tener. Usted es quien domina ese dolor, no el contrario. Está en usted en decidir que usted va a dominar ese dolor y de crecer como persona y ser mejor persona. Entre más usted vea su dolor desde esta perspectiva, mejor usted será como persona en cada aspecto.

Lo quiero animar AHORA que comience a ver su dolor como lecciones. Las personas que usted conoce y la vida misma son sus maestros. No permita que usted se convierta en bienes dañados.

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en http://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3%A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mis pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AurEMartinez.