Los ingredientes para tener relaciones saluables

Tuve una conversación hace una semana atrás con un buen amigo mio y hablamos sobre de qué consiste las relaciones saludables. Parece ser como si hoy en día hay tanta confusión sobre cómo uno tiene que ser, cómo comunicarse con eficaz y hay muchas preguntas en la mente de las personas y todo esto es tan innecesario. Lo que voy a escribir hoy es sobre los ingredientes para tener relaciones saludables porque las relaciones juegan un papel importante en nuestro bienestar.

Usted necesita relaciones saludables y esto incluye sus relaciones con su familia, sus amistades y en relaciones románticas. Todos los ingredientes que escribo hoy aplican a todo tipo de relaciones.

El primer ingrediente es la madurez. Se requiere madurez para tener relaciones saludables. Antes de escribir lo que quiero decir con “madurez”, voy a escribir lo que un adolescente hace que un adulto debe de ya haber pasado esta etapa. Los adolescentes o la persona con poca madurez mandan mensajes de texto cuando se trata de un tema importante. Esto no está bien porque tantas cosas se pueden malinterpretar através de mensajes de texto. El mandar mensajes de texto para hablar sobre temas importantes es una manera de evitar lo que está pasando y sólo los adolescentes o las personas imaduras hacen esto. Las personas maduras tienen estos temas cara a cara o por teléfono. ¿Por qué? Porque es importante el enfrentar situaciones para obtener claridad y evitar malos sentimientos. Los adolescentes o las personas imaduras culpan a los demás en vez de entender su papel en la situación. Se requiere madurez para admitir que usted también jugó un papel en lo ocurrido y tomar responsabilidad de cómo va la relación. Por lo tanto, lo que quiero decir con madurez es que uno pone a un lado las maneras infantiles para poder ser adulto. Usted no puede tener relaciones saludables con maneras infantiles.

El segundo ingrediente es la comunicación. Las relaciones saludables requieren una comunicación eficaz. Esto incluye el decir lo que uno siente y el escuchar la otra persona. Cuando escribo “escuchar”, no me refiero al “oir”. El oir es el aspecto mecánico del oído, o sea, la función del oído. El escuchar requiere que usted ponga a un lado sus emociones y pensamientos para que pueda entender lo que la otra persona le dice. Es importante el decir claramente lo que uno siente y sus intenciones. Es importante el ser directo. Es importante según uno se va poniendo más viejo el siempre tener la meta de mejorar nuestra comunicación.

El tercer ingrediente es la honestidad. Las relaciones saludables requieren que las dos personas sean, antes que nada, honesto consigo mismo y después con los demás. La honestidad no siempre es fácil. Es fácil el mentirse a uno mismo no importa cual sea la razón, ya sea por miedo a lo que pueda pasar, una creencia que uno tenga, etc. Para que dos personas hablen el mismo idioma, cómo decimos en español, es necesario primero ser honesto con usted mismo y después con los demás. Usted también merece su propia honestidad. Muchas amistades y relaciones se rompen por la falta de honestidad.

El cuarto ingrediente es el enfrentamiento. La relaciones saludables enfrentan las cosas uno con otro. Es lamentable que la palabra “enfrentamiento” tiene una connotación negativa pero la realidad es que ¡¿cómo dos personas están supuesto hablar el mismo idioma si no se enfrentan?! El enfrentamiento simplemente quiere decir que dos o más personas se unen para hablar sobre algo. Esto requiere madurez y es por esta razón que coloqué la madurez como el primer ingrediente.

Estoy segura de que hay más cosas que se requieren para poder tener relaciones saludables pero para no hacer esto más largo, incluyo cuatro de los ingredientes que considero que son los ingredientes principales para una relación saludable.

Si hay una relación que usted valora y siente que no es tan saludable como usted necesita que sea, lo animo a que considere si uno de estos ingredientes que menciono falta y ponga de su parte para incluir eso en la relación. Se requiere de todos involucrados para tener una relación saludable, esto incluye usted.

Si a usted le gusta el blog, usted de seguro le gustará el libro Creating a Lifetime of Wellness: Start Having the Life You Deserve en donde escribo temas que impactan enormemente su bienestar que quizás usted no ha estado al pendiente. Este libro está disponible sólo en inglés pero estoy trabajando en la versión en español. Puede obtener su copia en Amazon https://www.amazon.com/Creating-Lifetime-Wellness-Aura-Martinez/dp/1458220885/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1490999433&sr=8-1&keywords=creating+a+lifetime+of+wellness o en Barnes and Noble http://www.barnesandnoble.com/w/creating-a-lifetime-of-wellness-aura-e-martinez/1126001153?ean=9781458220822.

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en https://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mis pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AuraEMartinez.

¿Está usted fallando en sus clases?

¿Ha notado alguna vez que usted repite la misma experiencia una y otra vez, sólo con diferentes personas o hasta en diferentes circunstancias? A veces estas experiencias no son ni plasenteras. En situaciones como estas, es fácil creer que uno quizás ha sido maldecido o que tiene mala suerte o que quizás es un imán para estas cosas. ¿Ha considerado alguna vez que es muy probable de que esto le esté ocurriendo porque usted ha fallado en sus clases?

Sí, muchas veces fallamos muchas clases- las clases de la vida. Usted siempre será un estudiante en la escuela llamada Vida en donde cada persona que usted conoce, cada experiencia, cada desilución, cada fallo serán sus maestros. Muchos de ellos son grandes maestros, es sólo cuestión de perspectiva.

He aprendido de manera dura que en realidad, las personas reflejan la manera que nos sentimos de uno mismo. ¿Cómo así? Bueno, si usted encuentra una persona que lo maltrata y usted lo permite, esa persona le está enseñando que usted necesita aprender amarse. La frase clave de la oración anterior es “usted lo permite”. Esto es porque usted no tiene que ser una mala persona para que la gente mala llegue a su vida. Ya sea si usted tiene un corazón bueno o malo, usted quizás conocerá personas que no son buenas, esto no es un reflejo de usted. Lo que SÍ es un reflejo de usted es cuando usted PERMITE que lo trate de una manera que usted no merece.

Una mala experiencia puede ser una gran bendición y una preparación para cosas más grandes que están por llegar. Si una experiencia no llegó a ser cómo usted esperaba, el usted aprender lo que fue mal y qué pudo haber hecho diferente lo puede ayudar a entender cómo hacer las cosas mejor la próxima vez. Cuando usted piense en lo que fue mal y lo que pudo haber hecho diferente, es importante hacer esto sin juzgarse. Esto es importante porque sino, el analizar lo que fue mal puede ser contraproducente. Es contraproducente porque usted termina siendo muy duro con usted mismo.

Una desilución le puede abrir los ojos. Es horrible ir en la vida con las vendas puesta, sin ver lo que hay en frente de usted. Una desilución lo prepara para una responsabilidad aún más grande. Es por esto que las desiluciones pueden ser una gran bendición.

Una persona le puede enseñar algo que usted necesitaba aprender o le puede decir algo que necesitaba escuchar. Aún cuando alguien lo saca de quicio, esa persona le está enseñando algo ya sea de ser paciente, de cómo moldearse a las circunstancias, le enseña a ser más fuerte, etc. Por lo tanto, aprenda a ver hasta las cosas que usted no soporta como bendiciones porque ellas tienen un propósito en su vida. Eso es parte de desarollar esa agilidad mental y emocional que usted necesita en la vida.

Una falla le enseña qué fue mal y cómo hacer las cosas de otra manera la próxima vez. No hay nada de que avergonzarse en cuanto a fallas ya que son un componente necesario de la vida. Sin ellas, usted no puede aprender a ser humilde, no puede aprender diferentes maneras de pensar o de hacer las cosas y usted no puede crecer como persona.

Cuando usted aprenda la lección, usted notará que la vida le va a dar pruebas para ver si usted pasa el examen. ¿Cómo son estas pruebas? Bueno, la misma situación muy probablemente regresará y ese es el momento de demostrar lo que usted aprendió. Una vez que pase el examen, usted notará que no repetirá las mismas personas ni situaciones porque usted realmente aprendió la lección.

Usted siempre recibirá lecciones y bueno, si usted no aprendió bien la lección y pasa el examen, usted repetirá la clase una y otra vez con diferentes personas, diferentes circunstancias pero el resultado será el mismo. Con esto lo animo a que piense en lo siguiente: ¿cuál es una lección que usted está obligado aprender? ¿Está usted conociendo las mismas clases de personas una y otra vez? Si es así, ¿que tiene que aprender de todo esto? ¿De qué manera le hace falta crecer como persona? Le garantizo que si usted aprende la lección y pasa el examen, usted no repetirá el mismo curso.

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en https://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3%A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mis pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AuraEMartinez.