¿En donde comienza la paz?

La paz, me atrevería a decir que, es el centro del bienestar. Esto es porque sin la paz, usted no puede sentirse centrado. Sin la paz, usted no puede tener balance. Sin la paz, usted no puede tomar las decisiones correctas. Sin la paz, usted se hace vulnerable a sentimientos que pueden arruinar cualquier bien que hay en su vida.

La paz es uno de los pilares del bienestar. Con esto dicho, ¿en donde comienza la paz? La paz comienza con usted. Antes de que la paz comience en su hogar, antes de que la paz comience en cualquier relación, esa paz tiene que comenzar dentro de usted. Esto es porque cuando siente paz dentro de usted, esa paz es algo que usted lleva consigo mismo no importa donde usted esté, donde vaya y no importa qué relación usted tenga. Cuando usted tiene paz dentro de usted, eso es algo que usted puede llevar con usted donde quiera que vaya y usted lo emite en todas partes.

La paz no es algo que depende de los demás ni de otra cosa aunque las demás personas o cosas pueden contribuir a esa paz o pueden hasta trata de quitarle su paz. Al final es usted quien determina si eso es algo que usted tendrá en su vida. Es usted quien decide si sólo va a permitir personas y cosas que contribuyan a su paz. Esto es porque somos nosotros quienes permitimos cosas y personas en nuestra vida.

¿En donde una persona puede comenzar a obtener paz? Comienza con el conocimiento. Conocimiento de uno mismo es esencial para el bienestar. Usted logra tener paz cuando usted sabe quien usted realmente es, cuando usted entiende qué contribuye a ciertos sentimientos para que así usted pueda navegarse hacia la direción que usted quiere en su vida. Comienza con el entender que es usted quien crea su vida, es usted quien decide lo que va a sentir, es usted quien decide si usted va a permitir cosas buenas en su vida, que es la relación con usted mismo lo que vale más. Comienza con resolver cualquier problema que usted tenga para que así usted esté dispuesto a recibir cosas buenas. Nadie más puede hacer esto por usted. Nadie más puede hacer el trabajo por usted. Nadie más puede darle el amor que sólo usted se puede dar. Sí, los demás pueden contribuir a su felicidad, los demás pueden añadir a su paz pero nadie lo puede hacer realmente feliz. Nadie puede darle esa paz que usted necesita. Esto comienza con usted.

Quisiera animarlo con lo que escribo hoy de que haga cosas que le den paz, siempre trate de sentir paz dentro de usted y cualquier cosa que le roba esa paz, en vez de huir de él, trate de entender por qué eso le roba la paz. Es ese entendimiento la clave de su felicidad y paz que usted necesita.

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en https://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3%A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mis pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AuraEMartinez.

Usted está recibiendo un buen trato y usted todavía no se da cuenta

Es interesante que de todas las cosas que he escrito lo que más se lee es “Por qué será que la gente buena sufre tanto?” lo cual publiqué hace unos meses atrás. Parece ser que hay personas que buscan escribiendo palabras como “tristeza” y “vida”. Esto es lo que me lleva a escribir lo que estoy escribiendo hoy.

La vida no es siempre justa, sin embargo, la vida es lo que usted hace de ella. Como sea que usted se ve a si mismo y su relación con el mundo y los demás, así será su vida. Es aqui en donde su autoconcepto y su autoestima juegan un papel grande. Su autoconcepto es cómo usted se percibe, lo que piensa de usted mismo mientras el autoestima es cómo usted se siente de usted mismo. Estos dos, aunque signifiquen diferentes cosas, los dos van de la mano. Uno afecta el otro. Menciono esto porque un autoestima bajo y un autoconcepto pobre le impiden de ver lo bueno.

Yo personalmente no creo que la gente buena sufre tanto. Si usted es una persona sensible y sólo se enfoca en lo que no está funcionando y en las cosas que fallaron, claro que usted va a sufrir tanto. El creer que usted sufre tanto lo lleva a un estado de sentirse como la victima y esto es equivalente a usted estar en el asiento del pasajero de un carro. En este caso, usted permite que las circunstancias, las personas y las emociones estén en el asiento del conductor, determinando que ruta va a tomar y de que lado va a doblar. El estar en el asiento del pasajero lo pone a usted en una desventaja porque asi como el pasajero en un carro ve los paisajes pasar, usted ve pasar su vida de manera pasiva mientras se regodea en lo que no funcionó.

Creo que es importante el estar al pendiente del papel que usted juega en su vida. Aún cuando algo no resultó cómo usted quería, piense en el papel que usted jugó en todo. Tome responsabilidad sobre su vida. En vez de permitirse en caer “victima” de las cosas que suceden o en vez de enfocarse en cosas que no le sirven, tome la decisión que usted va a tomar el control sobre usted mismo. Usted no tendrá el control de todo lo que le suceda fuera de usted mismo pero usted tiene el control sobre usted mismo. Usted tiene el control sobre las decisiones que toma, sobre sus pensamientos y de sus emociones. Usted tiene más control de lo que usted piensa. Es hora de que usted deje de pensar de que las personas buenas sufren tanto y comience a creer que está recibiendo un buen trato cuando algo no resulta cómo usted quería. Crea que usted merece lo que quiere y que las cosas están funcionando a su favor aun cuando las cosas no resultan como uno quiere. Si usted necesita trabajar con su autoconcepto y su autoestima, entonces hazlo. En cada situación que no resulta como usted quiere, aun si a usted lo hace sentir triste, usted está recibiendo un buen trato y usted todavía no se da cuenta.

Usted puede leer el blog en su Kindle haciendo clic en la tienda Amazon Kindle en http://www.amazon.com/Live-MaxTM-Viva-al-m%C3%A1ximoTM/dp/B00NK1JOJ4 y puede escuchar mis pláticas en la red en http://www.blogtalkradio.com/AuraEMartinez.